"Las tentaciones de Jesucristo"


El gran coaching de Jesús
La tentación de Cristo o Tentaciones de Cristo (en italianoTentazione di Cristo) es un fresco realizado por el pintorrenacentista italiano Sandro Botticelli. Mide 345,5 cm. de alto y 555 cm. de largo. Fue realizado entre los años 1481 y 1482 en la Capilla Sixtina de la Ciudad del Vaticano.

I Domingo de Cuaresma. Año litúrgico 2018 - 2019 - (Ciclo C)
Reflexion/homilía

¿Qué opinas de “las tentaciones”?

De manera particular, ¿cómo entiendes esta historia de Jesús, llevado al desierto por el Espíritu, durante 40 días, y luego el diablo lo haga vivir el viaje mágico a Jerusalén? Vuelan del desierto al templo, como “superman”.

Hasta ahora estaba convencido que cuanto más lejos del diablo o la tentación, mejor. Por ejemplo, recuerda a Eva, la primera mujer,  por estar en conversaciones (¿largas?) con la serpiente, el mal, se auto destruyo y arruinó a su esposo, sus hijos seguían “figuretes” y uno terminó matando al otro . Sin embargo hoy, Jesús, interpretado como el nuevo Adán, se enfrenta “pico a pico” con el diablo; es un debate inteligente; argumentativo. Lo interesante está en el tema del debate: ¿comer, poder, fama, lujuria, soberbia?.

El diablo intenta ser el gran coaching de Jesús. El diablo explica “con dibujitos” a Jesús; tiene el mejor discurso de marketing sobre cómo ser millonario, poderoso y famoso en poco tiempo. Además, el diablo es populista, y da estrategias inmediatas de cómo solucionar los problemas del hambre,  de cómo tener los reinos globalizados en tus manos (ya parece el BM), y de cómo premiar el sometimiento del gran líder, estrategia vieja de las potencias para someter a las naciones, con gobernantes capaces de tirarse al abismo y hundir a su país.

Tú, qué piensas,  ¿por qué Jesús se atreve a este diálogo? El diálogo con el diablo aparece en este escritorio, por este medio, en mi cama, en la capilla, en el comedor, en las conversaciones; cada día. Los 40 días seguro fueron una larga lucha a extremo que el diablo se puso a hacer su campaña política, su cumbre global. Y Jesús, lo enfrentó no sólo 40 días, sino toda su vida terrena, por ejemplo, pide que no se lo digan a nadie (los milagros), se niega a realizar cosas extraordinarias ante los escribas y maestros de la ley, se niega a ser rey después de multiplicar el pan y los peces, le dice “apártate de mí satanás” a Pedro cuando lo quiere disuadir de ir a Jerusalén, no se baja de la cruz ante las provocaciones de los soldados y del ladrón: “si eres Dios”, etc. 

Las respuestas de Jesús se centran en: ¿Qué idea tienes de Dios? Dios tiene palabras mágicas para darte el pan o te dotó de lo necesario para obtenerlo; te dio la creación para destruirla o administrarla,  las personas son “desechables” o sujetos individuales con todos sus derechos y deberes. Dios te da la autoridad para someter o para servir? 

Claro, si te alías con el diablo, terminas siendo un diablo. Ya no eres tentado sino tentador. El alero del templo no te da poder para abusar, sino para acompañar. No puedes tentar a Dios pidiéndole lo que destruye la fe de los demás, o hablando en su nombre para someterte a la soberbia, a la lujuria.

La historia de la iglesia es un gran referente, de la permanencia de estas tentaciones. Algunos claudicamos y tenemos argumentos “bíblicos” para sentirnos con poder, sabios, famosos,… Sin saber que eso nos convierte en “pobres diablos”. En esa lucha Dios sigue presente, con mayor impacto que miles de portadas de los diarios que exponen a quienes no superaron la tentación.

Ver este contexto histórico, nos tiene que hacer más humildes y confiados a la misericordia divina.

Jesús no viene para ser el cauching más famoso que te lleva a tener, al poder, a la fama. Jesús plantea siempre el trabajo cotidiano por la felicidad. El diablo, regresa cada día a mi vida y mi confianza en que Dios es más fuerte debe superarlo. Obviamente, ojalá pudieras tener con frecuencia unos pasos por el desierto para escuchar mejor a Dios y enfrentarlo “pico a pico” al disociador de tu corazón, de tus seres queridos, de tu país, del mundo. El  gran coaching, siempre será Dios.

Tienes dinero, poder y fama, pero no eres feliz. Tienes dinero pero un corazón disociador (significado de diablo). Tienes poder pero igual te espera la muerte, la soledad, la indiferencia. Tienes fama pero no a Dios. 


Chiste.
Un político murió y fue llevado al purgatorio, San Pedro no sabia si mandarlo al infierno o al cielo. Entonces le propuso pasar un día en el infierno y otro en el cielo. Fue al cielo, y encontró unos jardines hermosos, la gente eterna, oraciones y cantos divinos, flores de muchos colores, etc. Al siguiente día le toco el infierno, le recibió el diablo y le mostró las instalaciones: allí encontró la gente contenta, bailando, con olores finos, hermosas mujeres, la comida más deliciosa, encontró a la gente famosa que él admiraba, a varios conocidos, todos disfrutando y gratis, etc. 
Entonces, San Pedro, le preguntó: “ya has visto el cielo y el infierno, dónde quieres estar?
El hombre, recordó todo y decidió, sin dudarlo,  ir al infierno.
Llegó al infierno, y lo recibió el diablo, entró preparado para el baile, pero encontró a sus amigos cargando cadenas, con un calor insoportable, llantos y pesares, esqueletos, sufrimiento.
Entonces, se fue ante el diablo y le reclamó, cómo, esto no se parece en nada a lo que me prometiste ayer.
El diablo respondió: Ayer, estábamos en campaña política, y tú ya votaste por nosotros.


Ojo: lo malo es malo en todas partes. Y si quieres vivir engañado, llegará el momento. 

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 4, 1-13

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.

Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo:
–Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.
Jesús le contestó:
–Está escrito: «No sólo de pan vive el hombre.»
Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo, y le dijo:
–Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo.
Jesús le contestó:
–Está escrito: «Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo darás culto.»
Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo:
–Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti», y también: «te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras.»
Jesús le contestó:
–Está mandado: «No tentarás al Señor tu Dios.»
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.


"Las tentaciones de Jesucristo" "Las tentaciones de Jesucristo" Reviewed by luciérnaga on 19:09 Rating: 5

No hay comentarios

About