V Domingo de Pascua ( C ): “les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros

Se trata del amor, del amor cristiano y de ese amor que es modelo y se hace presente en tu vida. No puedes vivir sin amor. Nos hace sufrir el no saber amar.

 

La hora del amor

 


 Davinci. La última cena


V Domingo de Pascua

Año litúrgico 2021 - 2022 - (Ciclo C)

 

Aclarar temas del amor después de una cena y con una traición en curso es pluma para tanta tragedia. Pero no hablamos de amoríos llenos de culpabilidades. Acá se habla del amor en la vida, con posibilidades y esperanzas para el camino a la felicidad. No es la hora de la despedida o de la muerte, es de estar presente y de la glorificación.

 

Llega el momento de la despedida, con la melancolía y signos de tristeza. Despedirse hace retroceder en el tiempo, en los recuerdos. Ese instante se hace vital para el vínculo de amor. No es una hora romántica ni delirante. Es el momento para mirar el amor en el sentido de unión misteriosa y real, en un compromiso personal con una causa común; este amor no puede desligarse ya del servicio y menos del prójimo con rostro concreto.

 

Entonces, la lectura de la hora del amor es un ataque a la soledad, al individualismo. Toma una corresponsabilidad, es mutuo, en igualdad de condiciones y exigente porque su credibilidad depende del testimonio de los creyentes no de las auto proclamaciones.

 

Modelo de amor

Jesús es el modelo de amor para los cristianos. Eso lo sabemos e intentamos vivir, aunque necesitamos mirar ampliamente las palabras de amor en la última cena: "Como yo los he amado, ámense los unos a los otros" (Juan 13,34). ¿Cómo Jesús fue capaz de perdonar a Pedro y a Judas lo dejó al libre albedrío? 

 

Es un amor que nos sobrepasa, es difícil amar en un contexto de engaño, de negación, de aprovechamiento, de ‘reciclaje’. Traspasa todo juicio moral. El evangelio no es una norma moral, por ello, comprendamos el amor sin límites de Jesús, capaz de someterse a la pasión en la cruz sólo por amor. Con ese amor perdona, salva, envía, acompaña.

 

La ejemplaridad del amor

¿Cómo comprender la vivencia del amor cuando nos llegan signos de desamor?

La única forma de reconocer la vivencia del amor es amando. Amar como Jesús amó, sin límites. 

 

Es decir, cuando nos amamos somos felices, pero llegan los problemas, y el amor debe revolucionar los signos de maldad. Es un contexto en el que ya no se puede prescindir del prójimo, es ya un vehículo de salvación, un camino hacia Dios.

 

Parece una realidad difícil, pero la humanidad al ser asumida por Jesús la convierte en capaz de amar y salvar. En este misterio, pueda que a veces sólo quede rezar, escuchar, acompañar. Los gestos de cercanía a la luz del amor fraterno pueden iluminar el camino, la sonrisa y las esperanzas.

 

Tierra nueva, vida nueva

La persona se renueva al fortalecer su vida interior, el amor la empodera en la vida, sus acciones y reacciones tienen un objetivo: construir un ser humano en el camino divino, y como está interrelacionado también edifica su familia, su comunidad, la sociedad. Pues, la onda expansiva del amor impacta positivamente en la vida de las personas.

 

Entre las historias destacadas de la guerra entre Rusia e Ucrania, se encuentran muchos testimonios de amor. Unos decidieron servir a su patria en los campos de lucha, otros ofrecieron su vida socorriendo en los sufrimientos de la guerra. De lo que se puede ver por TV hay soldados que reencuentran a sus seres queridos, matrimonios entre quienes ya no tienen piernas ni brazos, pero sí amor a chorros. No olvidemos, que construir una tierra nueva lleva tiempo y necesita de la ejemplaridad de Jesús, sin ese amor la cruz es mero sufrimiento y resentimiento.

 

Para quienes les gusta las películas, les recomiendo el argumento de la película “Milagro en la celda 7”. En la película de muestra a Memo, un joven padre, viudo, con retraso mental y muy pobre. Memo ama tanto a su hija Ova, también huérfana de madre al nacer, criada por la bisabuela. 

 

¿Cuál es el milagro? El argumento gira en torno a la familia que sufre la marginación, la pobreza, la injusticia, la enfermedad. Sin embargo, es la familia que se ama hasta la muerte.

 

Amor. Memo y Ova, son como amigos, padre e hija han desarrollado una química entrañable, tienen sus palabras claves como “lingo, lingo” o también “gigante de un ojo”. Ova se da cuenta que su padre es distinto, pero lo ama más, siempre está convencida de su inocencia porque conoce a su padre en el corazón. Memo quiere hacer un regalo a su hija, busca completar las monedas para comprar la mochila de Heidi pero ésta es comprada por el padre de Seda, un militar abusivo e injusto. 

 

Marginación e injusticia. Los niños se burlan de la discapacidad de Memo al igual que los adultos. La niña Seda tenía la mochila y como sintiéndose experta en el acantilado camina por el filo pese a los gritos de Memo para evitarlo, Seda cae y muere, Memo la rescata entre sus brazos. El militar ve a su hija en brazos de Memo y cree que él la ha matado. Lo encarcela. Los presos lo golpean cruelmente por considerarlo un asesino de niños. Lo condenan a la muerte.

 

Dar la vida. Memo salva a Askorozlu de ser apuñalado.  Askorozlu siente que le debe la vida y quiere justicia para Memo, hace posible la visita de Ova a la Celda 7 y se produce el milagro de la confesión de asesinatos. Yusuf Aga quién está en la cárcel por asesinar a su propia hija decide suplantar a Memo en la horca. Así memo y su hija pueden iniciar una nueva vida en nuevas tierras. En la Celda 7 llena de delincuentes parecía que no había oportunidad para la justicia, la fraternidad, la donación de la propia vida, el amor de Memo y Ova transforma corazones.

 

Es así, cómo Ova ya adulta cuenta la historia antes de encontrarse con el segundo amor de su vida para casarse, el primero siempre será su padre, un humilde pastor, “Lingo, Lingo”. 

 

Palabra del Papa Francisco

Los frutos de esta unión con Jesús son maravillosos: toda nuestra persona es transformada por la gracia del Espíritu: alma, inteligencia, voluntad, afectos, y también el cuerpo, porque nosotros somos una unidad de espíritu y cuerpo.

Recibimos un nuevo modo de ser, la vida de Cristo se vuelve también la nuestra: podemos pensar como Él, actuar como Él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús. Como consecuencia, podemos amar a nuestros hermanos, a partir de los más pobres y sufridores, como él lo ha hecho, y amarlos con su corazón y llevar así al mundo frutos de bondad, de caridad y de paz.

Cada uno de nosotros es un sarmiento de la única vid, y todos juntos estamos llamados a llevar los frutos de este pertenencia común a Cristo y a su Iglesia.

(Regina Coeli del V domingo de Pascua, 2015)

 

 

Lectura del santo Evangelio según San Juan 13, 31-33a. 34-35

Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús:
«Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijitos, me queda poco de estar con vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también unos a otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros».


Adjunto varias opciones para ver la película de acuerdo a tu país


Pintura

Davinci. La última cena


La Última Cena de Leonardo da Vinci (Cenacolo Vinciano) es una de las pinturas más famosas del mundo, la obra fue pintada entre 1494 y 1498 bajo el gobierno de Ludovico el Moro y representa la última "cena" entre Jesús y sus discípulos. 

Para la creación de esta obra única, Leonardo realizó una investigación exhaustiva creando una infinidad de bocetos preparatorios. Leonardo abandona el método tradicional de la pintura al fresco, pintando la escena "al seco" en la pared del refectorio. Se han encontrado rastros de láminas metálicas de oro y plata que son testimonio de la voluntad del artista de hacer las figuras de una manera mucho más realista incluyendo detalles preciosos. Después de haber terminado, se demostró que los factores de la técnica y el medio ambiente contribuyeron al eventual deterioro del fresco, que ha sido objeto de numerosas restauraciones. 

La restauración más reciente fue en 1999 donde varios métodos científicos fueron empleados para restaurar los colores originales y en lo posible, para eliminar los rastros de pintura aplicada en anteriores intentos de restaurar el fresco.

Qué es hoy La Última Cena de Leonardo da Vinci? 

La Última Cena de Leonardo se encuentra en su primera ubicación, en la pared del comedor del antiguo convento dominico de Santa Maria delle Grazie, exactamente en el refectorio del convento y es una de las obras más célebres y conocidas del mundo. 

"La última cena" de Leonardo da Vinci es una enorme pintura de 4.60 metros de altura y 8.80 metros de ancho y fue realizada con témpera y óleo sobre una preparación de yeso en lugar de la técnica comúnmente utilizada a la época del fresco.

Actualmente se han implementado muchas medidas para proteger la pintura del deterioro. Para asegurarse de que el fresco se mantenga a temperatura ambiente, desde la restauración, el ingreso de los visitantes se ha restringido a un grupo de 25 personas cada 15 minutos.


V Domingo de Pascua ( C ): “les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros V Domingo de Pascua ( C ): “les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros Reviewed by luciérnaga on 21:35 Rating: 5

No hay comentarios

About