Día de los fieles difuntos


Morirán cuando los olvides
La familia de acá y de allá

http://www.mscperu.org/domingos/fiestas/picfiestas/todos_difuntosc05.png

Ni herejes ni calabazas


Hola, hermano, ayer te felicité por día de todos los santos; hoy también, pero te invito a resucitar, a ser feliz. No mueras. Despierta, te contaré estas celebraciones en “La Encañada”, la tierra donde nací.

Vengo de un pueblo encañado en tradiciones, y una muy popular, después de carnaval, es la celebración de Todos los Santos y lo hacemos rindiendo culto a los muertos, también a la Eucaristía en Corpus Cristi, no somos tan herejes.

Francisco Pacheco
San Miguel Arcángel y el Juicio Final, 1564-1644
.
La fiesta de Todos los Santos se celebra en los cementerios, aunque el calendario litúrgico lo tenga claro, no nos culpes. Mira, llegaba el cura (Mundaca, Zurita, no recuerdo a otros) cuando alguien con un poco de monedas los llevaba. Los que llegaron sometían nuestra tradición a sus “altas teologías” que no asimilábamos, ojalá se hubieran dado tiempo para mostrarnos un poquito del camino a la eternidad; pues no somos “calabazas”.

El culto a los muertos es tan recurrente en los egipcios con sus coloridas tumbas, en los romanos con sus mausoleos de mármol, en los incas envueltos en finas telas de algodón andino, etc. En todos, hay una claridad de la existencia de otra vida, la misteriosa, temida, llena de historias. Una historia que trata de entender la vida del más allá es la película mexicana “Coco”.

Regresamos a La Encañada, un pueblo pequeño, el cementerio está a menos de un kilómetro de la plaza de armas. Cada día escolar lo mirábamos con una señal de la cruz de camino al colegio. La llegada de la fiesta era como un descanso de fin de año, llena de expectativas.

https://www.dosmanosperu.com/blog/dia-de-los-muertos-peru/
























Prepararse para esta vida

Los preparativos para las fiestas era un tema familiar. Mamá preparaba el trigo para el pan; criaba las gallinas y cuyes para invitar a los familiares. Papá salía al campo a buscar buenas y baratas papas, choclos, cebada, etc. Llegaban los tíos y primos con azúcar blanca, frutas, alcohol, y alguna prenda de vestir.

Ente los ritos de preparación estaba hornear el pan. El horno, lo construimos en casa: hicimos los ladrillos, conseguimos vidrios, guano, chancaca, cal, piedras especiales, etc. El horno artesanal nos dio alegrías y aquellas tristezas para el aprendizaje. Mi madre preparaba la masa con la harina de trigo, la manteca de cerdo, los huevos de gallina, de su propia crianza. Ayudábamos a dar forma al pan y a las figuras, de sal, de azúcar, para regalar a los primos un carnero y a las primas una “guagua” (bebé). Era un trabajo en equipo, al fuego del aprendizaje, a la vigilancia del punto justo, a la alegría de compartir el pan caliente. Ese aroma a pan y a chicharrón inolvidables inundaban la casa, se compartía y se disfrutaba con los vecinos y la familia.  

Todos los santos era una feria. Los “costeños” llegaban para vender velas, romero, fruta. Además, para comprar cereales, tubérculos y animales. En esa fiesta, las ventas eran un éxito.

Potajes preferidos de los antepasados

El culto a los antepasados era o es sagrado. La noche de Todos los Santos, se servía una mesa decorada y abastecida con los potajes y licores de la preferencia de los difuntos. Entonces la tía ofrendaba dos paltas porque eran sus preferidas del abuelo y del hijo difuntos. El tío preparaba el aguardiente, un calabazo con cal y la coca porque le gustaba “chacchar” al tío o al hermano. 

Además de la mesa, en el piso de la puerta, con un harnero se cernía la ceniza. Era un astuto “lacrado” para identificar qué alma (a veces viva) llegaba por la noche a disfrutar de los potajes. Al día siguiente, después de una noche de historias del más allá, nos acercábamos a identificar las huellas; entonces, las voces “iluminadas” identificaban al alma que llegó a disfrutar de los potajes preferidos o al próximo difunto; seguían las premoniciones que nos mantenía en el misterio de la muerte.

Después de este rito, se caminaba al cementerio, vestidos de luto, por la noche o muy temprano. Había que aprovechar los momentos de mayor flujo de personas para las ventas. En el cementerio, llamado también panteón, seguían las historias interrumpidas por llantos, entonando plegarias, recordando palabras del padre o la madre. Se compraban tantas velas como peticiones y cariño al difunto se tenía. El olor a romero y el humo intentaban disimular los ojos llorosos. Se comía alguna fruta, un vaso de chicha o algo.


Esta fiesta, me parecía hermosa, en el sentido vivencial, ligados los sueños y fantasías eternas al sentido familiar.  Recuerdo todavía algunas cartas llenas de disculpas porque no podían llegar a “quemar” a sus difuntos, en especial madre o padre. “Quemar” el romero con el fuego de las velas en la misma tumba. Es un incienso más barato y de fácil cultivo. Este rito tenía el sentido del agradecimiento de un hijo, revivía el funeral, marcaba una conexión trascendente y necesaria. Es un rito de expiación, gratitud y comunión, con una fecha y un lugar concretos.

Pasaban, los días de feria, por lo general se alargaba con el domingo más cercano. Los familiares regresaban a sus trabajos y nosotros a las clases. Pero en el colegio seguía la fiesta: los bautismos de los bollos o “guaguas”. Consistía en que las mujeres tenían un dibujo de un bebe que fue regalado durante las horneadas, ellas le ponían un nombre, le vestían y sólo faltaba bautizarla. En cada aula, algún voluntario fungía de sacerdote para oficiar el bautismo, y cada mujer buscaba un compadre; luego, obviamente se hacía una pequeña fiesta. Lo más recordado, era el respeto serio que se tenían los compadres, una consideración que acompañaba en a vida.
https://www.dosmanosperu.com/blog/dia-de-los-muertos-peru/

La familia y los sueños

Finalmente, es claro, no siempre las tradiciones se ajustan a las normas litúrgicas. Muchos santos y beatos que no tienen un día en el santoral católico, en este día son recordados, tal como fue el deseo del Papa Gregorio III en el siglo VIII d. C. También, el 2 de noviembre se conmemora a los fieles difuntos, especialmente por los del purgatorio. La fiesta de los difuntos se inicia en Francia, ( 998 d. C.) por el monje benedictino San Odilón; siendo aceptada por Roma hacia el siglo XVI d. C.

La reciente película mexicana, “Coco”, tiene una trama interesante del culto a los muertos. Ellos son nuestros antepasados. Si no les recuerdas, las calaveras desaparecen, mueren realmente. Por ello, una foto, un licor, la comida preferida, incluso alguna prenda, son símbolos para traerlos a seguir viviendo en aquel lugar que no conocemos.

“Coco” expresa también, la relación profunda con los muertos, somos como la continuación de sus cualidades, de sus pasiones, de sus amores, de sus odios, etc. Incluso de sus frustraciones, porque puedes estar obligado a cumplir sus sueños no logrados, o a evitar aquellos corrosivos. 

“Coco” muestra al niño Miguel apasionado por lograr sus sueños, egoísta. Pero que no puede escapar de ese legado económico (zapateria) y vínculo familiar. Debe superar sus sueños egoístas con aquello que pareció un fracaso familiar. Abrazará a su abuela porque ha logrado superar las chancletas de los prejuicios. Pero sin ellas, sólo hubiera conocido el fracaso disfrazado de éxito, sus grandes dones al servicio del egoísmo. 

En realidad, los efectos nocivos del condicionamiento social, en la familia y los sueños, ambos importantes. No te quedes solo, tienes familiares, vivos y difuntos, santos y en camino. Son nocivos si los olvidas. Superarlos es tu reto y el mío.


En algunas casas, todavía tienen una calavera que es celebrada este día, no se sabe quién fue, pero hay respeto y devoción, además la seguridad de que cuidará la casa, varios cuentan, que cuando los ladrones se acercan para robar escuchan bulla en las casas y se escapan. Tienen unos sensores impresionantes. Chau, cuídate mucho y cuida a tu familia.

https://www.pinterest.com.mx/pin/332844228681829527/






Celebrar los muertos en el Perú
















Día de los fieles difuntos Día de los fieles difuntos Reviewed by luciérnaga on 7:04 Rating: 5

No hay comentarios

About