Poesía: una anciana en UCI y su album de fotos

La anciana recobró la esperanza
Con los hijos en casa
 (Autor: Laepi) (Calle 7) 



Literatura, 
La anciana recorría su casa y miraba su rostro curtido en el espejo,
Abrió con miedo cada ventana, y en su mesa el vino no era añejo,
Miró el viejo reloj y la pintura, al crucificado y un álbum reviejo,
Y así la visitaron: la nostalgia, pero pudo más Dios y su consejo.

La vieja peregrina había despertado tantas pasiones e ilusiones,
Sus arrugas destellaban sonrisas, llantos, arte, poesías y canciones,
Remaba en el mar de sus recuerdos hacia sus grandes amores:
Sus hijos y sus hijas, cercanos, lejanos y con misiones multicolores.

La anciana, recorrió su casa, y chocó con la biblia, el reloj y la maleta.
Entonces recordó, sin parar, a sus hijos e hijas, “sin tiempo” y “sin celda”.
Se asustó al imaginarlos: solos, resentidos, y sin algo que les valga la pena,
y en su corazón sintió profundamente sus frustraciones en esta cuarentena.

Aquella tarde, la anciana, ojeó el álbum reviejo y encontró cada rostro,
Cada rostro con su propio equipaje, con el ‘santo’ que se lleva “dentro”.
Y aunque la muerte se pavoneaba, la anciana, sentía su corazón contento,
Porque sus retoños estaban unidos, en ese Jesucristo del amor eterno.

De esta manera, hijos e hijas, sin programarlo, pensaron más en la anciana,
Cómo ha caminado tanto junto a su pueblo, con su voz de fe y de esperanza.
Pues ahora tienen ‘tiempo’ y ‘celda’, obligados por la providencial naturaleza,
Y han descubierto que ‘no pasa nada’ si ponen en silencio su frenética agenda.

Desarmaron su maleta y se sumergieron en lo más hondo de su vida,
Y con sus ‘gafas de fe’ identificaron el canto, la Palabra y la liturgia,
También su ‘primer amor’, sus sentimientos y una gran familia.

Y replantearon su servicio ante la realidad impuesta e imprevista,
La vieron propicia para gestionar la creatividad y la vida,
Redescubrieron el sentido del humor y el sabor de la comida,

Aquella mañana, la anciana tenía el rostro con un especial resplandor,
Tomó una foto a la primavera para su nuevo álbum restaurador.

Sus hijos habían vuelto a diferenciar los ruidos y los silencios,
A conversar como amigos más que como meros hermanos,
Los ‘mas importantes’ redescubrían a los ‘invisibles’
Los ‘controladores’ ya no sospechaban tempestades,
Los ‘reprimidos’ expresaban libremente sus voces,
Apretó fuerte el nuevo álbum a su pecho, 
Y aunque el testimonio ya lo había hecho,
Su sabiduría prestó oído a una frase:   
“Se unen sin conocerse,
Viven sin amarse,
Y se entierran sin llorarse”

Dicen que la anciana abre la ventana cada día,
Porque no quiere “señores” sino “servidores”.
Hombres y mujeres, con desiertos y noches,
Con vidas reales y fértiles,
 Y al servicio de los más pobres.

Literatura, 

Anciana = vida religiosa
Poesía: una anciana en UCI y su album de fotos Poesía: una anciana en UCI y su album de fotos Reviewed by luciérnaga on 4:48 Rating: 5

No hay comentarios

About