TO XVI, A: “¿No sembraste buena semilla en tu campo?”

Trigo vs Cizaña

Un proceso inevitable
XVI Domingo del tiempo ordinario
Año litúrgico 2019 - 2020 - (Ciclo A)
 

Paisaje con la parábola de los Cizaña entre el trigo – (Abraham Bloemaert) Wikioo.org

_ “A los corruptos de mi país les deben aplicar la pena de muerte y listo”
_ “Sí, muerto el perro, muerta la rabia”

_ “Por qué no acabamos ya con los desobedientes que no respetan la cuarentena”
_ “Es que son ignorantes, soberbios, creen que el virus no les llegará,…”

_ “No entiendo por qué mis hermanos no me comprenden”
_ “Ignóralos y solucionado el problema”

_ “Eso no lo voy a perdonar, me vengaré para que sepas lo que se siente”
_ “Todo lo malo se paga”

¿Te suenan familiares estos diálogos? Como tú, yo también estoy renegando de la pandemia, Covid19. Tenía proyectos a realizar en el 2020. Por lo cual, será ‘inolvidable’ me obligo a replantear aquellos proyectos que los consideraba maravillosos.

En este sentido, aprovechando la cuarentena, varios hemos reformulado los proyectos, y hemos formado equipos virtuales. 

En las organizaciones, existen, sin duda, los que plantean proyectos buenos. Quienes no dicen palabras, pero en el fondo son opositores al proyecto. Y los que están ilusionados con el proyecto y quieren acabar con cualquier resquicio de oposición.

Entonces, implementas el proyecto, organizas los equipos. Y de pronto, aparecen los ‘relajados’, los que ven problemas y debilidades por todas partes, nunca en sí mismos y menos con ganas de mojarse las manos para solucionarlos. Y ojo: “el optimista tiene siempre un proyecto; el pesimista, una excusa” (Anónimo).

Y así aparecen posibles “soluciones” radicales: desechamos el proyecto, cambiar el equipo humano, el pesimismo, … Si lo desechas o cambias de equipo humano, faltas el respeto a las personas comprometidas, pierdes los talentos. Seleccionar el trigo es un proceso para perseverantes, pacientes y humildes de corazón.

En realidad, ahora, las grandes propuestas organizacionales, prefieren iniciar con una ‘análisis’ interno, con esa búsqueda de comprender quiénes somos, qué queremos, qué buscamos. Es decir, se necesita, entender estos procesos. Los grandes ideales, las grandes metas son posibles para los pacientes y sencillos.

Yo, ¿quién soy? ¿permito crecer? ¿ahogo lo que germina? ¿Son necesarias las semillas pequeñas de la confianza, esperanza y misericordia? Si Dios sembró la buena semilla en tu corazón no lo desequilibres con la venganza, el resentimiento, la desesperación.

¿No sembró el Señor buena semilla en ti? Con su ayuda puedes hacerla crecer. Cuidado, siempre llega quien quiera sembrar la mala semilla. 

¿El covid19 está en el proyecto de Dios?

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13, 24-30

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente diciendo:
«El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras los hombres dormían, un enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo:
“Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?”.
Él les dijo:
“Un enemigo lo ha hecho”.
Los criados le preguntan:
“¿Quieres que vayamos a arrancarla?”.
Pero él les respondió:
“No, que al recoger la cizaña podéis arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y cuando llegue la siega diré a los segadores: arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero”».

 Para Profundizar:






TO XVI, A: “¿No sembraste buena semilla en tu campo?” TO XVI, A: “¿No sembraste buena semilla en tu campo?” Reviewed by luciérnaga on 5:57 Rating: 5

No hay comentarios

About