Sagrada Familia: Jesús, María y José

 “Estaba lleno de sabiduría y gozaba del favor de Dios”

Andrea mantegna, sacra famiglia con una santa (verona, castelvecchio) 
 

La Sagrada Familia – Ciclo B (Lucas 2, 22.39-40) – 27 de diciembre de 2020

 


Tienes una familia y te gustaría que sea la mejor. Pero te pregunto: ¿Cómo hacer para que tu familia sea tan sagrada como Jesús, María y José? Allí tenemos mucho por reflexionar y trabajar.

 

La familia está expuesta a los cambios sociales, a los conceptos del amor, a las convicciones religiosas e ideológicas. Pregúntale a tus padres por qué duran tantos años juntos de seguro sus historias son fantásticas. Si quieres ser más riguroso puedes preguntarles si son felices, sus respuestas pueden darte oxígeno o desconcierto. Y la buena nueva es que tú también eres el rostro de tu familia.

 

La pregunta sigue planteada: ¿Cómo hacer para que tu familia sea tan sagrada como Jesús, María y José?

 

En esta solemnidad de la Sagrada Familia podemos destacar algunas intuiciones:

 

- Una familia. En aquel tiempo era suficiente con que fuera el padre del niño a dar gracias al templo, pero en este caso van María y José, en los brazos llevan a Jesús y las ofrendas. El sentido de corresponsabilidad familiar evita resentimientos y egoísmos.

 

- Una familia obediente a Dios. Son judíos piadosos, obedientes y hacen más de lo que la norma les pide. Si tú haces más allá de tus obligaciones superas tus propios límites mentales, no hay duda de la generosidad y, por tanto, del amor generoso con Dios.

 

El objetivo es presentar al niño, agradecerle a Dios por su principal ofrenda que salvará a la humanidad. Su agradecimiento es reforzado con las alabanzas del anciano Simeón y de la profetiza Ana, ambos, casi invisibles pero convencidos de que Dios manda signos a sus vidas; viejos curtidos y capaces de dar consejos familiares más allá de cómo prepararle el biberón o expulsarle los gases al niño Jesús, es un canto a su divinidad.

 

- Una familia que se respeta. ¿Quiénes les pueden reprochar? Cumplen la ley, ante Dios y ante los hombres. Van asumiendo la misión de aquel niño, no se debe quedar en ser un maestro judío cumplidor de la ley, lo ven más claro cuando lo encuentran enseñando en el templo a los doctores de su tiempo. Respetan la vocación de su hijo, su misión poco comprendida, sus caminos desconcertantes, sus palabras espontaneas y eternas, etc.

 

- Una familia en el amor. Escultadores del amor de Dios. “No teman” han escuchado varias veces al arcángel Gabriel, la fuerza de Dios. La virgen ha encontrado gracia, amor, a los ojos de Dios. No nos fijemos sólo en lo que reciben de Dios sino principalmente en lo que ellos dan. Si el amor, ella no acepta, el tampoco; sin el amor, él no se arriesgaría a cuidar a una embarazada y huir con un niño a tierras peligrosas.

 

Y si Jesús termina poniendo el amor como el centro de su misión y la nuestra, es porque lo experimentó, lo vio importante y necesario. Jesús, el Hijo de Dios, que se sometió a ellos y creció en edad, sabiduría y gracia. ¿Qué pasa cuando falta el amor? Insultos, traición, resentimiento, violencia, injusticia, abandono, odio. Las estadísticas de divorcios tienen causas más profundas manifestadas en “un gusto por mentir” a quien dices amar.

 

Mi oración de hoy es para que tu familia no carezca del amor, de Dios, del respeto a los demás, de la oración y de tener tiempo para ser agradecidos. Y ojos para ver por donde viene la salvación del Señor, como lo hizo el anciano Simeón. Herodes siempre estará a la búsqueda por su delirio de perder el poder.





Sacra Famiglia dell’uccellino di Bartolomé Esteban Murillo

La Sagrada Familia del Pajarito es una interpretación popular del tema religioso. De hecho, Bartolomé Esteban Murillo era conocido por crear escenas de género que representaban momentos de la vida cotidiana.

Bartolomé Esteban Murillo, Sagrada Familia del Pajarito, c. 1650, óleo sobre lienzo, cm. Madrid, Museo del Prado

Descripción. Mientras Jesús juega con el perro, María rema y observa la escena familiar.

La Sagrada Familia pintada por Bartolomé Esteban Murillo tiene un carácter casi doméstico. De hecho, María, el Niño Jesús y José se parecen a cualquier otra familia del pueblo. No hay símbolos tradicionales que identifiquen figuras religiosas como aureolas o luces divinas. El Niño Jesús se apoya en las piernas de José y juega con el perro. En su mano agarra un pequeño pájaro mientras da sus primeros pasos inciertos. Lleva una bata de tela ligera y una tela más pesada asegurada con una bufanda alrededor de su cintura.

Jesús tiene una apariencia tranquila y parece la encarnación de un niño ordinario. Joseph, por otro lado, es representado como un hombre vigoroso de mediana edad. Esta interpretación no es tradicionalmente común, ya que José suele ser más viejo en las pinturas. El hombre lleva ropa pesada y sus piernas están cubiertas por su amplia capa. María está de pie a la izquierda y mientras rema observa la escena con amor. El escenario se describe con algunos elementos simples como la cesta con ropa a la izquierda y la enorme mesa a la derecha.



Evangelio del día

Lectura del santo evangelio según san Lucas 2, 22-40

Cuando se cumplieron los días de su purificación, según la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo varón primogénito será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones».
Había entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo estaba con él. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Y cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo acostumbrado según la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo:
«Ahora, Señor, según tu promesa,
puedes dejar a tu siervo irse en paz.
Porque mis ojos han visto a tu Salvador,
a quien has presentado ante todos los pueblos:
luz para alumbrar a las naciones
y gloria de tu pueblo Israel».
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. Simeón los bendijo y dijo a María, su madre:
«Este ha sido puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; y será como un signo de contradicción —y a ti misma una espada te traspasará el alma—, para que se pongan de manifiesto los pensamientos de muchos corazones».
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, ya muy avanzada en años. De joven había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones noche y día. Presentándose en aquel momento, alababa también a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.
Y, cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño, por su parte, iba creciendo y robusteciéndose, lleno de sabiduría; y la gracia de Dios estaba con él.


para Profundizar

- Dominicos de España

- Adorar en el Espíritu


PINTURAS

Andrea mantegna, sacra famiglia con una santa (verona, castelvecchio). 

La Sacra Famiglia con una santa è un dipinto tempera su tela (76x55,5 cm) attribuito ad Andrea Mantegna, databile al 1495-1505. Il quadro è conservato nel Museo di Castelvecchio a Verona, da dove fu rubato il 20 novembre 2015[1] per essere poi recuperato l'anno successivo[2].


Sagrada Familia: Jesús, María y José Sagrada Familia: Jesús, María y José Reviewed by luciérnaga on 14:39 Rating: 5

No hay comentarios

About