El ciego, el mudo, el sordo, el...


Chapa tu linterna

El proceso genial que hace el ciego de nacimiento en el evangelio tiene como único objetivo conocer la Luz, ser iluminado, ver.  Encontrarse con Dios. Este camino conlleva división de opiniones, incredulidades, prejuicios, incluso la expulsión de la sinagoga.

Hay otros procesos, por ejemplo, como el socrático en el que el maestro guía al discípulo hasta parir o dar a luz. Platón, no se queda en la cueva oscura y su alegoría de la caverna nos indica cómo algunos vemos a las sombras como si fueran la realidad, la mentira aparenta fortaleza, pero la verdad siempre la pone en evidencia, la luz expulsa las lagañas.

El filósofo griego Diógenes, en Sinope, actual Turquía, vagaba por las calles con una linterna en la mano procurando “la verdad” o “un hombre honesto”, podríamos parafrasearlo y decir “un político honesto”. Al estilo “Chavo del 8” vivía en un barril y se sentía libre, si algo tenía se lo donaba. Era una verdad incómoda, seguramente sería un insoportable en nuestros días. Un anarquista, cuando Alejandro el Grande le pregunta qué podría hacer por él, Diógenes contestó: “sal de enfrente que me estás tapando el sol”. 

Es conocido el “siglo de las luces”, el pensamiento ilustrado de la modernidad ha sido desplazado por el narcicismo del culto al cuerpo, la despolitización, el anti-intelectualismo y el egoísmo del mundo contemporáneo. La luz identificada con el conocimiento, la verdad, es apagada por su misma presunción y dogmatismo.

El Premio Nobel, portugués, José Saramago, en el “ensayo  sobre la ceguera” nos refresca la condición humana, a veces terrorífica, la ceguera que ve todo en blanco, contagia a todo el que tiene contacto con el ciego, y donde la esperanza parece borrarse del camino, los ojos de una mujer serán los guías de los ciegos.
Todos buscamos el sol, lo vemos en la historia. Los intelectuales de todas las épocas han expresado su sed por la verdad, por ver, comprender e iluminar rutas. 

Hoy, en nuestro país tenemos ese afán. ¿Quién tiene la luz, la orientación del desarrollo humano que buscamos? ¿Quién se preocupa de los temas fundamentales que encenderán las lámparas del hoy y del mañana? 

Verás lo frustrante de estar ciegos, sólo podemos predecir nuestra ceguera crónica. ¿Quién, busca la linterna de Diógenes y te quedarás sin baterías? ¿Cómo alumbrar en una democracia sin partidos? Campañas light, sin propuestas, votos volátiles, seguro pocos votarían si el voto no fuera obligatorio.

"Chapa" tu linterna y camina por el muro político: inversionistas millonarios (narcos) con intereses económicos;  incapacidad crítica de jóvenes y adultos, alzhéimer histórico;  defensor del gran capital internacional, grabaciones tributarias;  favorecen el aborto y no lo dicen en campaña, medios de comunicación jugando su partido; no importa que robe, persiga y mate pero que haga obra;  dirigentes que no dirigen algo,… 
 
Dime ¿no estás ciego (a)? Y eso que no es de nacimiento, porque él descubrió la luz, a Jesucristo, respondió de acuerdo a su experiencia, no importó que lo expulsen. La luz está más allá de lo que ves, está en el corazón y en la fe.

Elegir, ¿será un acto de fe? sigue linterna en mano.
El ciego, el mudo, el sordo, el... El ciego, el mudo, el sordo, el... Reviewed by luciérnaga on 21:54 Rating: 5

No hay comentarios

About