Valorar la amistad



 Amistades valiosas


Quizá sea el menos indicado para escribir sobre la amistad, pero estoy saciando mi egoísmo o mi egocentrismo porque quiero reflexionar sobre mis amigos y amigas. No quiero contar las amistades. Sólo decir algo, de pronto sea un merecido homenaje a las pocas amistades.
La indisciplina puede hacer perder tiempo importante para darle mayor relevancia a las relaciones. Es conocido el caso de quienes acumulan títulos, ganan mucho dinero, se compran la mejor ropa, viajan y comen hasta saciarse. Pero son personas solitarias, dan poca importancia a la amistad. Aparentan éxito y se exigen en los negocios o en los estudios para compensar sus fracasos en otras áreas.
Amar nunca es una mala inversión, tampoco se pierde, aunque la experiencias sean dolorosas en algunos casos; la construcción cotidiana del amor significará firme caminar por las puertas de la libertad y el “éxito”. ¿Cómo no valorar a una persona cercana a quien puedas llamar y contarle tus problemas? ¡Lo bien que se siente ser bienvenido en una casa aunque caigas de improviso! ¡Qué emoción tener personas con quienes compartir actividades recreativas! ¿Cómo no agradecer a Dios por las personas que se preocupan de manera práctica cuando estás enfermo o con otras necesidades? Es muy conocida la escena en la que Jesús llora por la muerte de su amigo Lázaro.
Cuando hablo de amistades no me refiero a los amoríos, aventuras o parejas despreocupadas e inescrupulosas. Darse tiempo para ellas no significa sumergirse en un torbellino de fiestas, salidas y cientos de contactos, así el tiempo cronológico no daría espacio para celebrar el kairológico. Las profundas amistades se construyen con el tiempo, va más allá del espectacular celular, pasa por apagar el televisor para dialogar. Las amistades sienten que son edificadas y con un vaso de agua son felices, optimistas; pero las voraces, necesitan del cigarrillo, licor, sexo y comida, angustias, contradicciones, sufrimiento,…
Jesús, nuestro amigo, decía que quien pierde la vida la encuentra; es decir nos podemos encontrar en aquello que estamos dispuestos a perder. Sí, por ejemplo el tiempo con las amistades. El símbolo por el que nos caractericemos sea por el amor, también es idea vivida por Jesús.
Valorar la amistad Valorar la amistad Reviewed by luciérnaga on 0:24 Rating: 5

No hay comentarios

About