IV Domingo del tiempo ordinario (C): “En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo”

Gracia o venganza




Cristo rechazado.1822. Por William Dunlap, actualmente en la Universidad de Princeton.


IV Domingo del tiempo ordinario

Año litúrgico 2021 - 2022 - (Ciclo C)

 

Palabras de gracia

Los que hemos vivido en pueblo pequeño sabemos, o creemos conocer la vida de nuestros “paisanos”. Algunos, migraron para trabajar o estudiar y regresan después de años. Hablan distinto, son profesionales o presumen de haberse superado. Y, ellos, en los coterráneos generan aceptación y rechazo. 

 

Lo mismo sucede cuando eres tú el que regresas a tu pueblo. Puede ser después de nuevas generaciones y no encuentras ya a tus amigos. Identificas los contrastes, tus juicios pueden ser objetivos o tendenciosos. También generas aceptación rechazo.

 

Jesús, en cambio, regresa y lo conocen. Como de costumbre va a la sinagoga y lee un texto del profeta Isaías. Se quedan admirados de las palabras de gracia que salía de su boca. Pero también sienten rechazo. Conocen su familia y eso les causa mucha admiración positiva, pero pronto aumentará la intensidad negativa.


La baja autoestima y la dosis de nacionalismo podrían encender la mecha incluso contra Dios.

 

Palabras de venganza

Ellos no esperaban un final así. Ese hombre popular no ha leído las palabras de venganza que contiene el texto del profeta Isaías. Si está con el pueblo cómo se explica que no se pronuncie contra los atropellos del Imperio. La controversia va creciendo y expresándose en Rechazos contra Jesús.

 

Modelos paganos

Ellos esperan la venganza. Quieren encontrar en Jesús a un populista chismoso. Que les dé bilis para el hígado y no oxígeno para el corazón. Además, pone de ejemplo a los paganos, diferentes a ellos, israelitas, que se sienten los preferidos: el primer caso es el de Elías, que fue enviado a una viuda de Sarepta, cerca de la ciudad de Sidón, es decir, territorio extranjero (1 Reyes 17, 1-24); y el segundo caso es del profeta Eliseo, que no curó a ningún leproso israelita, habiendo tantos en su tiempo, sino a Naamán, el sirio, también un extranjero (2 Reyes 5, 1-19).

 

Si los extranjeros son modelo, entonces puedes alienarte y rechazar tu cultura, pero si consideras a tu cultura elegida por Dios cómo comprender que el Hijo de Dios hable así, evitando el castigo de los malos

 

Tráiler de la vida de Jesús

La tensión se agudiza, hay secuencia de reacciones, se ha pasado de la sana controversia al complot contra Jesús. Es como el resumen de lo que vendrá en la pascua, después de entrar como rey en la ciudad es tratado peor que un marginado, un delincuente.

 

Han pasado de la oración y el alimento de la palabra al abismo, al rechazo. El proceso de amar la palabra de Dios escrita por el profeta a intentar matar al profeta, a la Palabra verdadera.

 

Este avance de la película de la vida de Jesús es tu propio proceso. Cómo podremos vivir con un corazón lleno de odio, poniendo siempre el sentido de la vida en el filo del abismo, la palabra al precipicio del silencio.

 

Si te duele que otras personas surjan, debes sufrir de algo psicológicamente. Si odias o te caen mal otras personas sin explicación posible, quizá necesites sanar en tu corazón de algunas heridas. Recuerda que Dios no puede ser tu cómplice para el odio y el rechazo. Lo normal es que te alegres de los logros, de reencontrar al paisano, de escuchar a Dios. Para Jesús, el perdón es el mejor camino para liberarse de la venganza.


Sólo el amor puede curar y llevar a ser mejores hermanos siempre.

 

 

Palabras del Papa Francisco

 

Seguros de sí mismos…

«Sin embargo, los nazarenos no aceptan a Jesús, porque “estaban seguros en su ‘fe’, tan seguros en la observancia de los mandamientos que no necesitaban otra salvación”:

“El drama de la obediencia a los mandamientos sin fe: ‘Yo me salvo solo, porque voy a la sinagoga todos los sábados, intento obedecer todos los mandamientos, pero ¡que no venga a decirme este que eran mejores que yo el leproso y la viuda!’. ¡Esos son marginados!».

«Y Jesús nos dice: ‘Mira, si no te marginas, si no te sientes al margen, no tendrás salvación’. 

Esta es la humildad, el camino de la humildad: sentirse tan marginados que necesitamos la salvación del Señor. 

Solo Él salva, no la obediencia a los preceptos. Esto no ha gustado, se enfadaron y querían matarlo”.

Homilía de Francisco en Santa Marta: A veces Cristo pide un gesto de humildad, de obedecer como un niño, hacer el ridículo, para hacer el milagro. (24 de marzo de 2014)

 

 

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 4, 21-30

En aquel tiempo, Jesús comenzó a decir en la sinagoga:
«Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír».
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.
Y decían:
«¿No es este el hijo de José?».
Pero Jesús les dijo:
«Sin duda me diréis aquel refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”, haz también aquí, en tu pueblo, lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún».
Y añadió:
«En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo. Puedo aseguraros que en Israel había muchas viudas en los días de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, sin embargo, ninguno de ellos fue curado sino Naamán, el sirio».
Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo echaron fuera del pueblo y lo llevaron hasta un precipicio del monte sobre el que estaba edificado su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y seguía su camino.

 

Cristo rechazado.1822. Por William Dunlap, actualmente en la Universidad de Princeton.


De William Dunlap - Maura Lyons. William Dunlap and the construction of an American art history. Univ of Massachusetts Press, 2005, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11187835

IV Domingo del tiempo ordinario (C): “En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo” IV Domingo del tiempo ordinario (C): “En verdad os digo que ningún profeta es aceptado en su pueblo” Reviewed by luciérnaga on 0:19 Rating: 5

No hay comentarios

About