TO, XXVII, B: “ Ya no son dos, sino una sola carne ”

¿Cuál es el objetivo de este proyecto de vida?

 

La Sagrada Familia con Santa Ana y San Juanito (El Greco)


XXVII Domingo del tiempo ordinario. Año litúrgico 2020 - 2021 - (Ciclo B)

 

Mirar el objetivo. ¿Eres casado o quieres casarte?

 

Si te casas emprendes un camino, sin regreso, y entonces es importante apuntar el objetivo: “serán una sola carne… lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”. Es decir, el varón y la mujer son creados por el mero amor de Dios para amarse y enseñar el amor, en suma, para ser felices.

 

Entonces, lo central del matrimonio es el amor, es un proyecto para vivir juntos, complementarse, respetarse,… Es un proyecto justo, de igualdad, para él y ella. El amor que les mueve a “aceptarse” y decir “Sí” es el motor y origen del amor de Dios.  Por ello, la controversia sobre el ‘repudio’ o el ‘divorcio’ pueden tener otras motivaciones: de apatía, políticas, resentimiento, económicas; en fin, hay que volver siempre a lo fundamental para luego discutir las circunstancias y contingencias.

 
El amor familiar

Conoces las consecuencias de un hogar sin amor, o de personas incapaces de expresar su amor, de fidelidad, de convivencia. Los más crudos cuadros psicológicos producen lágrimas generacionales.

 

En este contexto, el 2022 se celebrará el X Encuentro Mundial de las Familias, para el cual, el Papa Francisco ha escogido el tema: “El amor familiar: vocación y camino de santidad”. Remitiéndose así al objetivo principal del matrimonio para reflexionar la vida cotidiana de la familia. (al final terminamos con la oración, el logo y la imagen oficial).

 

Controversias matrimoniales

El ideal del matrimonio es claro, pero el aterrizaje en la vida cotidiana tiene muchos desafíos:

-       Amar. Es propio de la naturaleza humana, y en el matrimonio necesita más de obras que de palabras, no se puede decir que se ama si no se entrega lo mejor de sí. Amor y entrega, con esposas obedientes y esposos capaces de dar la vida como Jesucristo la dio por su iglesia (cfr. Ef. 5, 22-25).

-       Horizonte de vida. Ante la crisis matrimonial se revisa el objetivo o lo fundamental que les unió, la pregunta debería ser ¿Cómo superar la crisis? Antes de ver la ventana legal del divorcio. ¿Dios está allí, tiene cabida, para ayudar a sanar heridas, frustraciones y dudas?

-       Divorcio. Está ya socialmente asumido, pero no es la meta del matrimonio cristiano. 

-       Reflexión de la ley. La ley del divorcio existe en la biblia como una norma machista. Jesús, defiende a las mujeres invitándoles a revisar el proyecto de Dios y superar el corazón de piedra. En este contexto, las familias se sienten amenazadas por una desvalorización progresiva y acelerada del matrimonio.

-       La experiencia de los divorciados (civilmente). No están excomulgados, siguen siendo parte de la comunidad cristiana, por ello, la madurez y misericordia, la sabiduría y la fe deben iluminar las reflexiones para el horizonte futuro.

-       Quedan preguntas por reflexionar: 

¿Cómo valoran las nuevas generaciones: al amor, al hogar, la familia, el compromiso, la fidelidad?

¿Cómo se integran y se integrarán los nuevos hogares? ¿Es sólo cuestión de género, edad, sexo?

 

Si eres casado o casada y tienes el corazón lleno del amor de tu esposa o esposo, y sin duda de Dios, entonces te interesará darle fortaleza espiritual. 

 

Puedes leer La alegría del amor,  “Amoris et Letitia” 

 

La oración final para el X Encuentro Mundial de Familias (22-26 de junio de2022)

 

El amor familiar: vocación y camino de santidad

 

Padre Santo,
estamos aquí ante Ti
para alabarte y agradecerte el gran don de la familia.

Te pedimos por las familias
consagradas en el sacramento del matrimonio,
para que redescubran cada día la gracia recibida y,
como pequeñas Iglesias domésticas,
sepan dar testimonio de tu Presencia
y del amor con el que Cristo ama a la Iglesia.

Te pedimos por las familias
que pasan por dificultades y sufrimientos,
por enfermedad, o aprietos que sólo Tú conoces:
Sostenlas y hazlas conscientes
del camino de santificación al que las llamas,
para que puedan experimentar Tu infinita misericordia
y encontrar nuevas formas de crecer en el amor.

Te pedimos por los niños y los jóvenes,
para que puedan encontrarte
y responder con alegría a la vocación
que has pensado para ellos;
por los padres y los abuelos, para que sean conscientes de que son signo
de la paternidad y maternidad de Dios
en el cuidado de los niños que, en la carne y en el espíritu,
Tú les encomiendas;
y por la experiencia de fraternidad que la familia puede dar al mundo.

Señor, haz que cada familia
pueda vivir su propia vocación a la santidad en la Iglesia
como una llamada a ser protagonista de la evangelización,
al servicio de la vida y de la paz,
en comunión con los sacerdotes y todo estado de vida.

Bendice el Encuentro Mundial de las Familias
Amén

 

Imagen Oficial del X Encuentro Mundial de las Familias:



“Este es un gran misterio”, es el título de la imagen símbolo del X Encuentro Mundial de las Familias, que tendrá su celebración central en Roma del 22 al 26 de junio de 2022, y que fue creada por el Padre Marko Rupnik.

 

“El fondo de la imagen es el episodio de las bodas de Caná de Galilea. A la izquierda, los esposos aparecen cubiertos por un velo. El sirviente que sirve el vino tiene el rostro con los rasgos de San Pablo, según la antigua iconografía cristiana. Es él quien descorre el velo con su mano y, refiriéndose al matrimonio, exclama: ¡Este es un gran misterio; y yo digo que se refiere a Cristo y a la Iglesia!”, es la descripción de la imagen oficial del X Encuentro Mundial de las Familias, que tendrá su celebración central en Roma del 22 al 26 de junio de 2022, y que fue creada por el Padre Marko Ivan Rupnik, artista y teólogo.

 

Logo oficial X Encuentro Mundial de las Familias


El logotipo diseñado para el X Encuentro Mundial de las Familias recuerda la forma elíptica de la columnata de Bernini en la Plaza de San Pedro, lugar de identificación por excelencia de la Iglesia católica, y hace referencia a su significado original, que es el abrazo acogedor e inclusivo de la Madre Iglesia de Roma y su Obispo dirigido a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos.

 

Las figuras humanas que se encuentran bajo la cúpula, apenas perceptibles, y la cruz en la parte superior, representan al marido, la mujer, los hijos, los abuelos y los nietos. Se trata de evocar la imagen de la Iglesia como “familia de familias” propuesta por Amoris Laetitia (AL 87) en la que “el amor vivido en las familias es una fuerza constante para la vida de la Iglesia” (AL 88). La cruz de Cristo que se alza hacia el cielo y los muros que protegen parecen casi sostenidos por las familias, auténticas piedras vivas de la construcción eclesial. En el lado izquierdo, en la delgada línea de la columnata, se observa la presencia de una familia en la misma posición que las estatuas de los santos colocadas en las columnas de la plaza. Éstos nos recuerdan que la vocación a la santidad es una meta posible para todos. Quieren destacar cómo es posible vivir la santidad en la esencialidad de la vida ordinaria.

 

La familia de la izquierda, que aparece detrás de la línea de la columnata, indica también a todas las familias no católicas, alejadas de la fe y ajenas a la Iglesia, que

miran desde fuera el acontecimiento eclesial que está teniendo lugar. A ellas la comunidad eclesial ha mirado siempre con atención. También se observa un dinamismo de las figuras que se mueven hacia la derecha. Se mueven hacia el exterior. Son familias en salida, testigos de una Iglesia no autorreferencial. Van en busca de otras familias para intentar acercarse a ellas y compartir con ellas la experiencia de la misericordia de Dios.

 

Los colores predominantes, amarillo y rojo, son una clara referencia al blasón de la ciudad de Roma, en una línea gráfica que quiere expresar un intenso vínculo con la comunidad.


El Papa Francisco presenta el X Encuentro Mundial de Familias 

 


Las Familias


Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 10, 2-16

En aquel tiempo, acercándose unos fariseos, preguntaban a Jesús para ponerlo a prueba:
«¿Le es lícito al hombre repudiar a su mujer?».

Él les replicó:
«¿Qué os ha mandado Moisés?».

Contestaron:
«Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla».

Jesús les dijo:
«Por la dureza de vuestro corazón dejó escrito Moisés este precepto. Pero al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».

En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo.

Él les dijo:
«Si uno repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

Acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos los regañaban.

Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo:
«Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él».

Y tomándolos en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.


La Sagrada Familia con Santa Ana y San Juanito (El Greco)

La Sagrada Familia con Santa Ana y San Juanito es la última tipología (tipo-IV) realizada por El Greco sobre el tema de la Sagrada Familia. De este tipo-IV existen cuatro versiones unánimemente reconocidas como obras autógrafas del maestro cretense. Harold Wethey les da los números 87, 88, 93 y 94 en su catálogo razonado de obras del Greco. 1​
TO, XXVII, B: “ Ya no son dos, sino una sola carne ”  TO, XXVII, B: “ Ya no son dos, sino una sola carne ” Reviewed by luciérnaga on 18:08 Rating: 5

No hay comentarios

About