Domingo de Ramos (C): «Orad, para no caer en tentación»

La pasión suena

 

Jesús entra a Jerusalén y las multitudes le dan la bienvenida, por Pietro Lorenzetti, 1320


Domingo de Ramos

Año litúrgico 2021 - 2022 - (Ciclo C)

 

Semana Santa:

Con el Domingo de Ramos iniciamos la Semana Santa, la cual nos recuerda la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Los 40 días de preparación – cuaresma- nos enlaza en el espíritu ascético, de oración y de limosna. Este Domingo verá la luz, la clave de la auténtica vida, la superación de la muerte, la revelación del misterio en la celebración eucarística de la vigilia pascual, el sábado, ¡no le pierdas de vista!

 

Recorrido cuaresmal:

Durante el tiempo de cuaresma la reflexión nos ha llevado:

-       Por las tentaciones del desierto, a contemplar a un Dios que se alegra en su Hijo a quien debemos escucharlo (Transfiguración).

-       A superar nuestra esterilidad como la higuera y recibir más tiempo para dar fruto. El hortelano o dueño de la vida conoce la debilidad de la higuera y necesita abonarla.

-       A ser el hijo, por derroche o avaricia, por descontrolado o controlador, tiene la oportunidad de ser abrazado por un Padre misericordioso que le recibe en casa con respeto, vestido, banquete y fiesta. 

-       A mirar nuestra realidad humana perdonada en los instintos adúlteros y a construir el verdadero amor, a ser salvados de la lapidación psicológica, social y dolorosa de los “justos” y prejuiciosos.

 

Domingo de Ramos

Este año (ciclo C) se lee la Pasión de Jesucristo según el evangelista Lucas. Escuchar la pasión completa plantea ya una pregunta: ¿Por qué murió así el Hijo de Dios? Las escenas trágicas nos dejan en silencio, y nos deberían incomodar como las imágenes de la violencia de la guerra, los asesinatos y todo acto contra la vida, nuestra vida y futuro.

 

La paradoja, contradicción, bipolaridad, o tú puedes explicarle o decir cómo se llama. Primero, se proclama, con cantos, palmas, gestos, ilusiones, vitoria, etc. Por ello se denomina a la escena como “la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén”. Jerusalén es la ciudad que concentra la espiritualidad y culto judío, y un profeta verdadero debe peregrinar y morir en la ciudad santa. Y segundo, el evangelio según San Lucas. – La pasión- presenta: una preparación que les tiene en ascuas, la última cena y despedida de Jesús, la oración en el huerto de Getsemaní y el prendimiento de Jesús, las negaciones de Pedro, el juicio religioso, el juicio político, la crucifixión, muerte y sepultura de Jesús. Cómo llamar a la humanidad que aplaude y luego pifia, a los que le reconocen Dios y luego le consideran un delincuente.

 

Si eso le hicieron al Hijo de Dios qué podemos esperar con los hombres. La pregunta está planteada en cada corazón, por más de 2000 años: ¿Por qué murió así el Hijo de Dios?

 

La respuesta la podemos buscar en el mismo Dios, quizá nos supera, pero te da algunos rastros: el silencio, la contemplación de el abajamiento voluntario de Jesús, "que se hizo obediente hasta la muerte, incluso la muerte de cruz" (Flp 2,8). Además, la humanidad, gracias a Jesús, no olvida lo fundamental del amor, del perdón, del servicio, del saber mirar por su cristal con solidaridad y caridad por los más débiles de este mundo.

 

Cómo no pedirle la paz, su compañía en los momentos en que los intereses – económicos de la guerra - parecen valer más que la vida. Hoy, tú puedes pedirle que te acompañe en tus propios caminos a Jerusalén, en tus vías de realización, en tus pesares y miserias interiores. En ese camino a la cruz, contempló la traición de su amigo Judas, la negación de Pedro la piedra o líder, los referentes religiosos y políticos quedaron revelados en sus ‘sepulcros blanqueados’, consoló a las mujeres que lloraban, prometió el cielo al ladrón,… Sólo queda saber y encajar nuestro perfil personal en este camino a la cruz y “orar para no caer en tentación”.

 

Como escribió acertadamente Santa Catalina de Siena: "No son los clavos los que sujetan a Jesús a la cruz, sino el amor. Y es en este madero donde la vida volverá a florecer, es en este madero de la cruz donde el amor del Hijo del Hombre se entregará hasta el final, hasta tomar en su ofrenda a toda la humanidad, a todos y cada uno de nosotros, a todas las generaciones presentes y venideras.

 

Inicia ya la Semana Santa, tu camino, esta vez dale un tiempo a pensar si es posible que el Hijo de Dios no siga muriendo bajo este sistema de justicia, con las decisiones líderes, con el entusiasmo a favor y en contra, con la tiranía, con las manos cruzadas, con el miedo y el poco compromiso. Si Dios vive, vives, vivimos. “Orar para no caer en tentación”. Nuestro mundo puede ser distinto siempre. Sin el amor de Dios no somos nada, por ello entregó su vida. (1Cor. 12,31-13,13). 

 

Palabra del Papa Francisco:

Él triunfa acogiendo el dolor y la muerte, que nosotros, rehenes de la admiración y del éxito, evitaríamos. […] Sorprende ver al Omnipotente reducido a nada. Verlo a Él, la Palabra que sabe todo, enseñarnos en silencio desde la cátedra de la cruz. Ver al rey de reyes que tiene por trono un patíbulo. Ver al Dios del universo despojado de todo. Verlo coronado de espinas y no de gloria. Verlo a Él, la bondad en persona, que es insultado y pisoteado. 

 

Su amor se acerca a nuestra fragilidad, llega hasta donde nosotros sentimos más vergüenza. Y ahora sabemos que no estamos solos. Dios está con nosotros en cada herida, en cada miedo. Ningún mal, ningún pecado tiene la última palabra. Dios vence, pero la palma de la victoria pasa por el madero de la cruz. Por eso las palmas y la cruz están juntas. 

(Domingo de Ramos, marzo, 2021)

    

 

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas 22, 14 – 23, 56

Cuando llegó la hora, se sentó a la mesa y los apóstoles con él y les dijo: 
+ «Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros, antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a comer hasta que se cumpla en el reino de Dios». 
C. Y, tomando un cáliz, después de pronunciar la acción de gracias, dijo: 
+ «Tomad esto, repartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé desde ahora del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios». 
C. Y, tomando pan, después de pronunciar la acción de gracias, lo partió y se lo dio diciendo: 
+ «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía». 
C. Después de cenar, hizo lo mismo con el cáliz diciendo: 
+ «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros». 
+ «Pero mirad: la mano del que me entrega está conmigo, en la mesa. Porque el Hijo del hombre se va, según lo establecido; pero ¡ay de aquel hombre por quien es entregado!». 
C. Ellos empezaron a preguntarse unos a otros sobre quién de ellos podía ser el que iba a hacer eso.
C. Se produjo también un altercado a propósito de quién de ellos debía ser tenido como el mayor. Pero él les dijo: 
+ «Los reyes de las naciones las dominan, y los que ejercen la autoridad se hacen llamar bienhechores. Vosotros no hagáis así, sino que el mayor entre vosotros se ha de hacer como el menor, y el que gobierna, como el que sirve. 
Porque ¿quién es más, el que está a la mesa o el que sirve? ¿Verdad que el que está a la mesa? Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve. 
Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas, y yo preparo para vosotros el reino como me lo preparó mi Padre a mí, de forma que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel».
+ «Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para cribaros como trigo. Pero yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te hayas convertido, confirma a tus hermanos». 
C. Él le dijo: 
S. «Señor, contigo estoy dispuesto a ir incluso a la cárcel y a la muerte». 
C. Pero él le dijo: 
+ «Te digo, Pedro, que no cantará hoy el gallo antes de que tres veces hayas negado conocerme».
C. Y les dijo: 
+ «Cuando os envié sin bolsa, ni alforja, ni sandalias, ¿os faltó algo?». 
C. Dijeron: 
S. «Nada». 
C. Jesús añadió: 
+ «Pero ahora, el que tenga bolsa, que la lleve consigo, y lo mismo la alforja; y el que no tenga espada, que venda su manto y compre una. Porque os digo que es necesario que se cumpla en mí lo que está escrito: “Fue contado entre los pecadores”, pues lo que se refiere a mí toca a su fin». 
C. Ellos dijeron: 
S. «Señor, aquí hay dos espadas». 
C. Él les dijo: 
+ «Basta».
C. Salió y se encaminó, como de costumbre, al monte de los Olivos, y lo siguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo: 
+ «Orad, para no caer en tentación». 
C. Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra y, arrodillado, oraba diciendo:
+ «Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz;
pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya». 
C. Y se le apareció un ángel del cielo, que lo confortaba. En medio de su angustia, oraba con más intensidad. Y le entró un sudor que caía hasta el suelo como si fueran gotas espesas de sangre. Y, levantándose de la oración, fue hacia sus discípulos, los encontró dormidos por la tristeza, y les dijo: 
+ «¿Por qué dormís? Levantaos y orad, para no caer en tentación».
C. Todavía estaba hablando, cuando apareció una turba; iba a la cabeza el llamado Judas, uno de los Doce. Y se acercó a besar a Jesús. 
Jesús le dijo: 
+ «Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del hombre?». 
C. Viendo los que estaban con él lo que iba a pasar, dijeron: 
+ «Señor, ¿herimos con la espada?». 
C. Y uno de ellos hirió al criado del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Jesús intervino diciendo: 
+ «Dejadlo, basta». 
C. Y, tocándole la oreja, lo curó. Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los oficiales del templo, y a los ancianos que habían venido contra él: 
+ «¿Habéis salido con espadas y palos como en busca de un bandido? Estando a diario en el templo con vosotros, no me prendisteis. Pero esta es vuestra hora y la del poder de las tinieblas».
C. Después de prenderlo, se lo llevaron y lo hicieron entrar en casa del sumo sacerdote. Pedro lo seguía desde lejos. Ellos encendieron fuego en medio del patio, se sentaron alrededor, y Pedro estaba sentado entre ellos. 
Al verlo una criada sentado junto a la lumbre, se lo quedó mirando y dijo: 
S. «También este estaba con él». 
C. Pero él lo negó diciendo: 
S. «No lo conozco, mujer». 
C. Poco después, lo vio otro y le dijo: 
S. «Tú también eres uno de ellos». 
C. Pero Pedro replicó: 
S. «Hombre, no lo soy». 
C. Y pasada cosa de una hora, otro insistía diciendo: 
S. «Sin duda, este también estaba con él, porque es galileo». 
C. Pedro dijo: 
S. «Hombre, no sé de qué me hablas». 
C. Y enseguida, estando todavía él hablando, cantó un gallo. El Señor, volviéndose, le echó una mirada a Pedro, y Pedro se acordó de la palabra que el Señor le había dicho: «Antes de que cante hoy el gallo, me negarás tres veces». 
Y, saliendo afuera, lloró amargamente.
C. Y los hombres que tenían preso a Jesús se burlaban de él, dándole golpes. 
Y, tapándole la cara, le preguntaban diciendo: 
S. «Haz de profeta: ¿quién te ha pegado?». 
C. E, insultándolo, proferían contra él otras muchas cosas.
C. Cuando se hizo de día, se reunieron los ancianos del pueblo, con los jefes de los sacerdotes y los escribas; lo condujeron ante su Sanedrín, y le dijeron: 
S. «Si tú eres el Mesías, dínoslo». 
C. Él les dijo: 
+ «Si os lo digo, no lo vais a creer; y si os pregunto, no me vais a responder. Pero, desde ahora, el Hijo del hombre estará sentado a la derecha del poder de Dios». 
C. Dijeron todos: 
S. «Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?». 
C. Él les dijo: 
+ «Vosotros lo decís, yo lo soy». 
C. Ellos dijeron: 
S. «Qué necesidad tenemos ya de testimonios? Nosotros mismos lo hemos oído de su boca». 
C. Y levantándose toda la asamblea, lo llevaron a presencia de Pilato.
C. Y se pusieron a acusarlo diciendo: 
S. «Hemos encontrado que este anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen tributos al César, y diciendo que él es el Mesías rey». 
C. Pilato le preguntó: 
S. «Eres tú el rey de los judíos?». 
C. Él le responde: 
+ «Tú lo dices». 
C. Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente: 
S. «No encuentro ninguna culpa en este hombre». 
C. Pero ellos insistían con más fuerza, diciendo: 
S. «Solivianta al pueblo enseñando por toda Judea, desde que comenzó en Galilea hasta llegar aquí». 
C. Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo; y, al enterarse de que era de la jurisdicción de Herodes, que estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días, se lo remitió.
C. Herodes, al ver a Jesús, se puso muy contento, pues hacía bastante tiempo que deseaba verlo, porque oía hablar de él y esperaba verle hacer algún milagro. Le hacía muchas preguntas con abundante verborrea; pero él no le contestó nada. 
Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con ahínco. 
Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio y, después de burlarse de él, poniéndole una vestidura blanca, se lo remitió a Pilato. Aquel mismo día se hicieron amigos entre sí Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre sí.
C. Pilato, después de convocar a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, les dijo: 
S. «Me habéis traído a este hombre como agitador del pueblo; y resulta que yo lo he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas de que lo acusáis; pero tampoco Herodes, porque nos lo ha devuelto: ya veis que no ha hecho nada digno de muerte. Así que 
le daré un escarmiento y lo soltaré». 
C. Ellos vociferaron en masa: 
S. «¡Quita de en medio a ese! Suéltanos a Barrabás». 
C. Este había sido metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio. 
Pilato volvió a dirigirles la palabra queriendo soltar a Jesús, pero ellos seguían gritando: 
S. «¡Crucifícalo, crucifícalo!». 
C. Por tercera vez les dijo: 
S. «Pues ¿qué mal ha hecho este? No he encontrado en él ninguna culpa que merezca la muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré». 
C. Pero ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío. 
Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían: soltó al que le reclamaban (al que había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su voluntad.
C. Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús. 
Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por él. 
Jesús se volvió hacia ellas y les dijo: 
+ «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que vienen días en los que dirán: “Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado”. Entonces empezarán a decirles a los montes: “Caed sobre nosotros”, y a las colinas: “Cubridnos”; porque, si esto hacen con el leño verde, ¿qué harán con el seco?». 
C. Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con él.
C. Y cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. 
Jesús decía: 
+ «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». 
C. Hicieron lotes con sus ropas y los echaron a suerte.
C. El pueblo estaba mirando, pero los magistrados le hacían muecas diciendo: 
S. «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido». 
C. Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo: 
S. «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo». 
C. Había también por encima de él un letrero: «Este es el rey de los judíos».
C. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo: 
S. «No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros». 
C. Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía: 
S. «Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada malo». 
C. Y decía: 
S. «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino». 
C. Jesús le dijo: 
+ «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».
C. Era ya como la hora sexta, y vinieron las tinieblas sobre toda la tierra, hasta la hora nona, porque se oscureció el sol. El velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo: 
+ «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu». 
C. Y, dicho esto, expiró.
C. El centurión, al ver lo ocurrido, daba gloria a Dios diciendo: 
S. «Realmente, este hombre era justo». 
C. Toda la muchedumbre que había concurrido a este espectáculo, al ver las cosas que habían ocurrido, se volvía dándose golpes de pecho. 
Todos sus conocidos y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea se mantenían a distancia, viendo todo esto.
C. Había un hombre, llamado José, que era miembro del Sanedrín, hombre bueno y justo (este no había dado su asentimiento ni a la decisión ni a la actuación de ellos); era natural de Arimatea, ciudad de los judíos, y aguardaba el reino de Dios. Este acudió a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Y, bajándolo, lo envolvió en una sábana y lo colocó en un sepulcro excavado en la roca, donde nadie había sido puesto todavía.
Era el día de la Preparación y estaba para empezar el sábado. Las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea lo siguieron, y vieron el sepulcro y cómo había sido colocado su cuerpo. Al regresar, prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron de acuerdo con el precepto.


Pintura: Jesús entra en Jerusalén. Pietro Lorenzetti, 1320


Domingo de Ramos (C): «Orad, para no caer en tentación» Domingo de Ramos (C):  «Orad, para no caer en tentación» Reviewed by luciérnaga on 21:23 Rating: 5

No hay comentarios

About